El estrés y las secretarias, ¿cómo romper esa relación tóxica?

En el marco del Día de la Secretaria, nos detenemos a reflexionar sobre el desempeño laboral de las profesiones que realizan múltiples tareas, como asistentes y secretarias, que tienen mayores tendencias a sufrir estrés y trastornos de ansiedad generalizada, debido a las exigencias laborales de sus jefes. Los especialistas del Centro de Estudios Especializados en Trastornos de Ansiedad (CEETA) brindan consejos para poder atravesar determinadas situaciones sin estrés y crear nuevos hábitos que permitan evitarlas.

Aquellos profesionales que trabajan en relación de dependencia y que permanecen frente a una computadora por más de cuatro horas son más propensos a sufrir del síndrome Burnout, un trastorno emocional por estrés causado por el trabajo. Además, la Organización Mundial de la Salud (OMS) menciona que esta saturación se debe a la sobrecarga de trabajo y responsabilidades, llevarse el trabajo a casa, entre otras.

De acuerdo con los especialistas de CEETA, esta sobrecarga laboral cambia el comportamiento y el estado de ánimo de los profesionales, debido al agotamiento físico y mental. Esta condición se va agravada por las tecnologías que se incorporan a las tareas laborales, ya que permiten estar conectados en cualquier momento, lo cual impide que el trabajo quede en las oficinas, sino que se traslade a los hogares, a las actividades fuera de la oficina como ir al banco o visitar proveedores o clientes, e incluso fuera de la jornada laboral.

Los smartphones son un claro ejemplo de las nuevas tecnologías que se utilizan para trabajar, que obligan a los profesionales a estar pendiente en todo momentos de los mensajes y tareas que reciben de sus jefes o clientes. “La desconexión del trabajo en horarios no laborales es bastante sencilla, simplemente hay que ponerla en práctica y hacer el hábito. No contestar, fuera del horario de trabajo, las cuestiones que tengan que ver con nuestras obligaciones laborales, académicas o de otro tipo. Y dejar estas respuestas pendientes para momentos dentro del horario de trabajo. Es importante establecer los momentos para no chequear el celular, como por ejemplo durante el desayuno o durante el almuerzo y después de la cena.

Esto es lo ideal, y se puede hacer perfectamente, simplemente es una cuestión de actitud; hay que proponérselo y generar el habito”, aconseja la licenciada.La Lic. Gabriela Martínez Castro, Directora de CEETA, menciona que esta conexión ilimitada “aumenta mucho la dificultad de descansar adecuadamente, hace que descansemos menos horas por día, ya que estamos conectados hasta el mismo momento que nos vamos a dormir y lo primero que hacemos en general al levantarnos es chequear el celular o bien durante el desayuno. Como resultado, se condiciona la eficacia en nuestras obligaciones del día siguiente y, a su vez, disminuye la atención, la concentración y la memoria. Aumenta la irritabilidad y los síntomas de ansiedad, lo cual va a en detrimento de nuestra calidad de vida”.

Respecto a la condición de que el secretariado es una de las profesiones con altos grados de estrés, Martínez Castro indica que “esto se debe en parte a que en su labor diaria, las secretarias conviven con muchas presiones laborales y tienen que cumplir con ciertas órdenes y exigencias, que reciben de sus jefes”. Además, agrega que debido a la situación económica actual, puede suceder que tengan que ocuparse de una gran cantidad de tareas, en un tiempo determinado y deban asumir roles que antes no les correspondían o estaban en manos de otros empleados.

Respecto al multitasking, entendido como la capacidad de hacer muchas cosas al mismo tiempo, menciona que éste habilita un gran margen de error, ya que la atención dividida entre muchas cosas permite cometer errores fácilmente, lo cual genera estrés y frustración. “Este tipo de actividades aumenta el nerviosismo y la ansiedad, y disminuye casi matemáticamente, la atención, concentración y memoria, ya que no profundizamos en cada uno de los temas y a su vez estamos en todos al mismo tiempo”, añade.

El Home Office, una solución posible

La modalidad de home office es una buena opción para descomprimir las tensiones de la oficina. Se basa en la flexibilidad de las empresas a la hora de establecer horarios y determinar los espacios de trabajo, que permite realizar las tareas desde cualquier lugar, ya sea el hogar o una cafetería. Esta incorporación brinda beneficios para los empleados y está demostrado que favorece la productividad de las empresas, ya que los profesionales están más relajados trabajando en un lugar distinto al de todos los días.

Para aquellos que deben encargarse de la familia, esta modalidad puede permitirles organizar los tiempos para realizar las actividades laborales y también hacer algunas tareas del hogar o cuidado de los hijos. Por otro lado, también permite reducir gastos en el trasporte y gastronomía. De esta forma, aumenta la satisfacción de los profesionales y permite que reducir la saturación y el estrés laboral, ya que poder trabajar en un ambiente agradable y tranquilo facilita la realización de las tareas, lejos de los ambientes desmotivadores y las preocupaciones de la oficina.

Pero esta modalidad no es para cualquiera, ya que hay algunas personas que se desconcentran mucho con el silencio y en su casa y distorsiona la capacidad de concentración en la tarea, porque esta mezclado el hecho de estar relajados en casa y las obligaciones laborales. “Muchos familiares o parejas suponen que por estar haciendo home office la persona no está trabajando, piden favores o interrumpen la tarea y se hace más difícil”, indica Martínez Castro.

“Sin embargo, ayuda mucho para personas que tienen dificultades para poder movilizarse, como es en el caso de aquellos que sufren de trastornos de pánico, que les cuesta mucho poder moverse solos a sus lugares de trabajo por temor a manejar o por temor a movilizarse en transportes públicos”, continúa.

Algunas de las recomendaciones que propone Gabriela Martínez Castro para reducir el estrés en los puestos de trabajo incluyen:

*Delegar tareas, que sirve para establecer ciertos límites y no tratar de controlar todo y no sobrecargarse de responsabilidades
*Buscar un equilibrio entre las obligaciones y el ocio para no llevar a los hogares el estrés y tareas laborales
*Utilizar una agenda para programar las actividades y organizar de la mejor manera las tareas y evitar la acumulación y el estrés que eso genera.
*Establecer prioridades de las tareas
*Intentar de desconectarse de los vínculos con compañeros de trabajos y jefes cuando termina la jornada.

Los picos de estrés laborales afectan preferentemente a los profesionales, quienes se esfuerzan desmedidamente y de forma sostenida en el tiempo, lo cual origina grandes riesgos de contraer enfermedades, afectando su rendimiento laboral y su calidad de vida.

Los especialistas de CEETA recomiendan terapias de relajación, meditación y terapia física con el objetivo de relajar la tensión muscular. Buscar realizar actividades de entretenimiento para lograr dispersar la mente y desconectarse del trabajo. Y en ciertos casos, consultar con un profesional para reducir la ansiedad y el estrés, mejorar la calidad de vida y adquirir hábitos laborales saludables.

 El Centro de Estudios Especializados en Trastornos de Ansiedad (CEETA) tiene su sede central en 46 Plaza, Edificio Agora 3, 1º piso oficina 109 (Ramal Pilar Km 46). Teléfono:  0230-4667175 o al 011-4788-6245 / www.ceeta.org  También tiene sedes en  Parque Patricios, Barrio Norte, Belgrano, San Isidro, Morón, Lomas de Zamora, Avellaneda y Quilmes, entre otras. En facebook, la fan page es https://www.facebook.com/ansiedad.ceeta  Consultas por WHATSAPP: +54 9 11 4402 7733

agosto 27, 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *